PREMIO A LA INNOVACIÓN EXPOBIOMASA 2019
Lituania y sus 3 millones de habitantes sufrían una gran dependencia de la importación de combustibles fósiles desde Rusia. En 2014, cuando Lituania se convirtió en Estado miembro de la UE, pagó el precio más alto por el gas importado, un precio considerado "político", ya que no era comparable a la situación del mercado.

Lituania y sus 3 millones de habitantes sufrían una gran dependencia de la importación de combustibles fósiles desde Rusia. En 2014, cuando Lituania se convirtió en Estado miembro de la UE, pagó el precio más alto por el gas importado, un precio considerado "político", ya que no era comparable a la situación del mercado. Mientras tanto, los recursos de biomasa autóctona eran (y aún lo son) abundantes. De 2000 a 2016, el uso de biomasa en el sector de calefacción urbana aumentó del 2 % al 65 %, superando así la biomasa utilizada en la calefacción urbana al gas importado. La razón principal de este cambio son los enormes recursos de energía renovable en Lituania, donde los bosques cubren 33,2 % del país ( 2,2 M ha). Además, el precio del uso de biomasa para calefacción es hasta 3 veces menor que el precio del gas natural. La cantidad de biomasa per cápita en Lituania es una de las más altas de la Unión Europea.

Como resultado, la transición del gas importado al combustible de biomasa local se ha traducido en una reducción de costes para los consumidores, así como en una reducción de las emisiones de CO2 . Además más de 7.500 personas trabajan para empresas relacionadas con la tecnología, la producción y el suministro de biomasa. El salario promedio en este sector es aproximadamente 1,5 veces  mayor que el salario promedio en Lituania. La facturación anual de este sector es de aproximadamente 410 millones de euros.

Gracias al rápido ritmo del desarrollo de la bioenergía, Lituania ya ha alcanzado la directiva de la UE sobre los incentivos para el consumo de recursos de energía renovable. Para Lituania, el objetivo es aumentar esta participación al 23 % para 2020.

Más información:
http://www.europeanbioenergyday.eu/curing-a-gas-addiction-thanks-to-local-biomass-2/

Termosun ha suministrado una caldera austriaca Binder de 4MW que permitirá ganar eficiencia energética y ampliar la red de suministro en un 20% en el núcleo urbano de Sant Pere de Torelló en la provincia de Barcelona.

Termosun ha suministrado una caldera austriaca Binder de 4MW que permitirá ganar eficiencia energética y ampliar la red de suministro en un 20% en el núcleo urbano de Sant Pere de Torelló en la provincia de Barcelona. La puesta en marcha ha corrido a cargo de la empresa Suris.

Este municipio fue uno de los primeros puntos en España donde se realizó una instalación de district heating hace ya más de 30 años. Como pueblo bioenergético pionero, ya ha renovado sus instalaciones para el suministro de energía con la caldera de biomasa Binder RRK4000. 

En Sant Pere de Torelló y sus alrededores existe una importante industria dedicada a la madera, una industria que genera abundantes residuos. Con la nueva caldera se aprovechará la biomasa forestal que proviene de un máximo de 50 km del municipio para buscar la máxima eficiencia.

FUENTE: http://www.energetica21.com/noticia/sant-pere-de-torello-amplia-su-district-heating-con-una-caldera-de-biomasa-de-4-mw

La mayor parte de los fabricantes de calderas de biomasa en Europa ha trabajado con anticipación suficiente para poner en el mercado un catálogo de equipos de alta calidad que cumpla con los requisitos de diseño ecológico.

La mayor parte de los fabricantes de calderas de biomasa en Europa ha trabajado con anticipación suficiente para poner en el mercado un catálogo de equipos de alta calidad que cumpla con los requisitos de diseño ecológico.

Koldo Uría, director de posventa y marketing del fabricante Domusa Teknik, apunta que “las calderas de pellets no han tenido que realizar grandes cambios tecnológicos para cumplir los nuevos límites de emisiones y rendimiento”.

La principal novedad que introduce el reglamento de diseño ecológico ha sido la limitación de las emisiones de óxidos de nitrógeno y el cálculo del rendimiento estacional considerando, entre otros, el consumo eléctrico de las calderas.

 

REQUISITOS FÁCILES Y MENOS FÁCILES DE ALCANZAR

Ángel Martínez, comercial de Hargassner Ibérica, asegura que el fabricante austriaco “ya tenía todo su catálogo adaptado a estos requisitos”.

Lo mismo que BioCurve, el fabricante vasco-aragonés de calderas de condensación con biomasa; también ha llegado con los deberes hechos y con nota. Gracias a que sus equipos se comercializan en varios países de la Unión Europea con una estricta legislación, “no ha sido necesario realizar un esfuerzo adicional para conseguir llegar a los límites del diseño ecológico”, explica Ignacio Quílez, comercial de la empresa.

Aún así, por las particularidades de la combustión de la biomasa, algunas exigencias han supuesto un esfuerzo extra de investigación e ingeniería.

Los requisitos que ha resultado más sencillo cumplir han sido los referidos a emisiones de CO y compuestos orgánicos volátiles y al rendimiento, muy relacionados entre sí y asunto en el que los fabricantes llevan tiempo logrando importantes avances.

El control de las emisiones de NOx y de micropartículas, por el contrario, ha requerido un esfuerzo mayor. Eladio Pérez, gerente de Ecoforest, cree que la norma está exigiendo los límites tecnológicos posibles para estas emisiones. Y señala que son particularmente complejas de controlar las emisiones de partículas en potencia reducida y las de NOx, puesto que son muy dependientes del combustible utilizado.

En efecto, la limitación de las emisiones NOx ha supuesto un cambio significativo con respecto a la norma de referencia anterior, la UNE-EN-303:5, que no las contemplaba. Junto con las emisiones de micropartículas es un tema que levanta controversia, siendo foco de ataques desde algunos sectores antibiomasa.

Francisco Muñoz, director comercial del fabricante granadino ITB-Intecbio, emite una queja: la normativa es más permisiva con los combustibles fósiles que con la biomasa en relación con las emisiones de NOx (el límite para biomasa es ≤ 200 mg/m3, mientras que para los combustibles fósiles se establece en ≤ 350 mg/m3). “¿Quiere decir esto que los dióxidos de nitrógeno que emiten los combustibles fósiles son menos perjudiciales para nuestra salud que los que emite la biomasa?”, se pregunta.

 

¿PUEDEN LAS CALDERAS DE BIOMASA SOPORTAR LÍMITES MÁS ESTRICTOS?

Aunque algunos son ya difíciles de asegurar, todos tienen claro que la preocupación social y política por el cambio climático puede endurecer los requisitos exigidos a los equipos de combustión con biomasa.

Según Ignacio Quílez, se podrán exigir límites más estrictos, pero de una manera paulatina. La norma se ha centrado en el comportamiento de la caldera en potencia mínima estableciendo unos criterios de partida alcanzables que han incentivado a los fabricantes a mejorar el producto. “Si hubieran sido más estrictos, habrían conseguido, probablemente, un efecto contrario”, reflexiona.

Xosé-Luis Pérez, director general de Belenus-Natur y representante en España de las calderas Strebel, opina que sería posible soportar límites más estrictos sobre todo en cuanto a la eficiencia de los equipos. En esto coincide Ángel Martínez, para quien el requisito de rendimiento exigido por la norma no es muy elevado y cree que debe mejorarse.

Koldo Uria añade que, aunque “los requerimientos actuales aseguran que una caldera nueva de biomasa es respetuosa con el medioambiente, algunas limitaciones podrían ser más estrictas” y pone el ejemplo de Italia, donde los valores para las emisiones y el rendimiento son más exigentes que los establecidos en la directiva Ecodiseño.

Francisco Muñoz está de acuerdo y defiende la necesidad de un mayor control de la eficiencia energética de los equipos. Además, añade, cree que es prioritario “reducir la demanda energética y, luego, dar un servicio de calidad y eficiente con las máquinas”.

 

¿SALEN GANANDO LOS EQUIPOS DE BIOMASA CON EL DISEÑO ECOLÓGICO?

El reglamento intenta garantizar que todas las calderas de biomasa en el mercado sean de calidad buena o alta, exigiendo un alto rendimiento y unas bajas emisiones, lo que resulta positivo.

Esto puede contribuir, además, a acallar a los lobbies interesados en desprestigiar la imagen de la biomasa, añade Ignacio Quílez. Un poco menos optimista se muestra Eladio Pérez, que opina que las restricciones suponen mayor costo de los equipos, lo que representa una desventaja frente a la tecnología fósil.

En esto abunda Francisco Muñoz, que señala que en ocasiones el coste de los medios, dispositivos y elementos auxiliares que hay que instalar en las máquinas para cumplir con la normativa vigente pueden hacer inviable su comercialización.

“El cálculo de rendimientos y emisiones estacionales se basa en la suposición de que la caldera opera el 15% del tiempo a su máxima potencia y el 85% a potencias bajas; por lo tanto, los rendimientos y las emisiones a carga parcial son fundamentales para el cálculo estacional y un aspecto crítico al diseñar nuevos modelos”, señala Koldo Uria.

 

CÓMO COMUNICAR AL USUARIO LAS VENTAJAS DE CALENTARSE CON BIOMASA

Es relevante comunicar adecuadamente a los usuarios las ventajas y valores de utilizar biomasa como sistema de calefacción para compensar el escollo que supone su mayor coste inicial con respecto al gasóleo o el gas natural. Koldo Uria cree que ahora el usuario recibe información más clara, lo que puede inclinar su decisión de compra hacia la biomasa.

En mayor o menor medida, fabricantes y distribuidores informan y forman directamente a sus clientes sobre cómo elegir el biocombustible adecuado o sobre el manejo correcto del equipo. O participan en jornadas y eventos dirigidos a público general, aunque habitualmente con un impacto limitado por la cantidad de gente que acude.

Para Francisco Muñoz, los fabricantes no deberían realizar la labor pedagógica social, sino que debe ser competencia de las instituciones públicas. “De esta manera, los ciudadanos percibirán la información de un modo objetivo y neutral”, explica.

 

ADEMÁS DEL EQUIPO…

Ignacio Quílez resalta la importancia de la calidad de la biomasa. Utilizar un biocombustible inadecuado pone en riesgo el cumplimiento de los requisitos de diseño ecológico del equipo, explica. “Hay que comprender que el diseño ecológico no se refiere a la caldera, sino al conjunto de caldera y combustible”.

En su opinión, el concepto de equipo “policombustible” que quema cualquier residuo no tiene cabida en el camino trazado por la nueva directiva. Los productores de pellet han hecho un gran esfuerzo por garantizar la calidad del producto y otras biomasas, como el hueso de aceituna y la astilla, empiezan a seguir la misma senda con éxito.

Otro factor que afecta al cumplimiento efectivo de las condiciones de ecodiseño es el usuario y su interacción con la caldera. Francisco Muñoz recuerda que para asegurar que el equipo trabaja en todo momento cumpliendo los requisitos, su regulación ha de ser totalmente automática y autónoma.

 

PARTICIPANTES EN ESTE ARTÍCULO

Ángel Martínez, director comercial de Hargassner Ibérica.

Su empresa comercializa, distribuye y se encarga del servicio técnico de equipos del fabricante austriaco Hargassner en todo el territorio peninsular.

En 2020 prevén vender entre 100 y 500 calderas de biomasa en España. Su gran apuesta para esta temporada es la nueva gama SMART, para pellet o leña, que la empresa presentó en la feria Genera. Diseñadas con las mismas prestaciones de combustión que las calderas más sofisticadas de la firma, como el hogar en material refractario o la sonda lambda, disfrutan de un precio más ajustado al prescindir de algunas opciones de configuración, como la carga del pellet y la limpieza del intercambiador, que son manuales.

Están disponibles en potencias de 17-20-25-32 kW (pellet) y 17-20-23 kW (leña) y precio a partir de 5.900 € más IVA.

www.hargassner.es

 

Ignacio Quílez, director comercial de BioCurve.

BioCurve se ha especializado en el desarrollo de calderas de biomasa de condensación. Sus sedes de trabajo se sitúan en Zaragoza y Vizcaya, donde se encuentra la planta de producción. En 2020 esperan vender entre 500 y 2.000 equipos.

Este año sacarán al mercado la caldera de condensación BCH100, con 100 kW de potencia y con dimensiones muy reducidas: el cuerpo de caldera ocupa menos de 1 m2 en planta. Su rendimiento nominal es del 105,7% basado en el PCI, lo que equivale a una eficiencia estacional, según diseño ecológico, del 94%.

www.biocurve-heating.com

 

Eladio Pérez, gerente de Ecoforest.

Ecoforest es el fabricante de equipos de biomasa pionero en España; ubicado en Pontevedra fue el primer fabricante europeo de equipos para pellets; también fabrica bombas de calor geotérmicas y actualmente se encuentra en más de 30 países. Espera poner en el mercado entre 500 y 2000 unidades durante la campaña.

La caldera de pellets "Vap 24" tiene una potencia de 24 kW y rendimiento del 93%. Dispone de electrónica exclusiva de la empresa. Entre sus principales características figura la regulación automática del aire de combustión, del aporte de pellets y del caudal de la bomba recirculadota. La gestión del equipo se puede realizar vía WiFi e Internet. Su precio de partida es de 4.650 €.

ecoforest.es

 

Koldo Uria, director de posventa y marketing de Domusa Teknik.

Domusa Teknik, parte de la Corporación Mondragón, es uno de los mayores fabricantes nacionales de equipos de biomasa. Con sede en Guipuzcoa está especializado en equipos para la climatización con diferentes tecnologías, tradicionales y renovables, entre ellas las calderas de biomasa.

En 2020 esperan vender entre 500 y 2.000 calderas de biomasa. La caldera BioClass HM 16 es uno de los modelos más destacados, gracias a su capacidad de modulación electrónica y al sistema de limpieza automática. Su precio es de 3.965 euros.

www.domusateknik.com

 

Francisco Muñoz, director comercial de ITB-Intecbio.

Intecbio tiene su centro de fabricación y oficinas en la localidad granadina de Huétor Tájar. En su catálogo ofrece gama doméstica e industrial, con equipos de potencia entre 100 y 225 kW. Sus espectativas para esta temporada sitúan las ventas en la horquilla entre 100 y 500 unidades.

La gama doméstica HV (con potencias de 15 y 22 kW) con un diseño compacto incopora, entre otros, limpieza automática de intercambiador y quemador y salida de humos configurable. También disponen de la gama industrial INV, con potencias desde 150 a 500 kW.

www.intecbio.es

 

 

Xosé-Luis Pérez, director general de Belenus-Natur.

Belenus-Natur es una empresa de consultoría dedicada a la eficiencia energética y las energías renovables con sede en A Coruña. Es el importador y distribuidor oficial del fabricante autriaco de calderas de biomasa STREBEL para España y Portugal.

Esperan llegar a vender entre 100 y 500 unidades en esta temporada. Entre los equipos destacados figura la caldera de pellets Strebel Thermotec Nova, de 29 kW y totalmente automática. Con una eficiencia del 96,4%, garantiza unas muy bajas emisiones. Es silenciosa y  muy compacta. Su precio PVP es de 9.200 €.

belenus-natur.com

 

La producción de pellet de madera en España ha aumentado un 20% en el último año, alcanzado el volumen récord de 714.000 toneladas en 2019.

La producción de pellet de madera en España ha aumentado un 20% en el último año, alcanzado el volumen récord de 714.000 toneladas en 2019.

La producción española, hace diez años, en 2010, contaba con 29 fábricas de pellet que produjeron 150.000 toneladas principalmente destinada al mercado exterior. En la actualidad, en 2019, se han producido en España 714.000 toneladas en 82 fábricas que se destinan principalmente al mercado interior. Es un 20% más que la producción del año anterior.

De la producción española, el 77% se destina a uso doméstico, siendo los sacos de 15 kilogramos la forma más común de consumo en el mercado interno. Son datos del Informe Estadístico Anual sobre el Mercado del Pellet en España que ha elaborado recientemente AVEBIOM, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa.

Otra característica del mercado español, es que el sello ENplus, el certificado de calidad internacional más reconocido, es el más demandado por los clientes españoles, estando certificado bajo este sello el 82% del pellet que se fabricó en 2019.

Por Comunidades Autónomas, destaca la producción de Castilla y León con más 223.000 toneladas, Cataluña con 97.000 toneladas y en tercer lugar Galicia con una producción de 86.000 toneladas en 2019. Habiendo fábricas en 16 de las 17 Comunidades que han generado miles de nuevos empleos estables en el medio rural.

 

Se prevé un ajuste de fabricación en 2020

Además de ser año récord en términos de producción, 2019 también lo ha sido en volumen importado desde Portugal. Un exceso de producción en Portugal, provocado por una menor demanda del mercado británico, ha facilitado la entrada en España de 160.000 toneladas de pellet. Este aumento de la importación junto con el suave otoño en España han llenado los almacenes de los fabricantes y distribuidores españoles, que no han dudado en ajustar el ritmo de fabricación para adaptarse a la demanda actual.

Por otro lado, a causa del COVID-19 se ha ralentizado demasiado el trabajo de las empresas instaladoras de nuevas calderas y estufas de pellets, por lo que se espera que el aumento del consumo en España durante 2020 sea sólo del 2% mientras que el crecimiento medio del consumo de pellet en España los últimos tres años ha sido del 12%.

Las expectativas para la producción de pellet de madera en España en el año 2022 son mucho más positivas que para este año, esta cifra se acercará a las 900.000 toneladas. A pesar del anormal desplome de los precios del petróleo, se espera una serie de medidas legislativas desde el Gobierno de España que impulsarán el uso de las Energías Renovables los próximos años. Como otros países de la UE, España ha expresado su deseo a la Comisión Europea de apoyar una salida “verde” para la economía Post Covid, lo que se une a la intención de la UE de llegar a un acuerdo para alcanzar objetivos de descarbonización más ambiciosos para 2030.

Desde la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) y la Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de madera (APROPELLETS) informamos que los profesionales de la bioenergía seguimos trabajando para garantizar el suministro de energía limpia

Ayer, 29 de marzo a las 11:30 pm, publicaba el RD Ley 10/2020 que entró en vigor hoy 30 marzo por el que el gobierno intensifica las medidas de confinamiento ligadas a la crisis del COVID-19, limitando las actividades laborales a lo esencial.

Nos consta que el listado ha sido largamente discutido y cambiado de formato durante todo el fin de semana hasta su versión definitiva en la cual, finalmente, no existe un listado de CNAE de las actividades consideradas esenciales.

Bioenergía: un servicio de primera necesidad

Aunque la nueva norma no cita de forma expresa los biocombustibles ni la energía térmica que con ellos se genera, es obvio que constituyen un servicio de primera necesidad como indicado en punto 2 del Anexo del RD Ley 10/2020 y como se desprende de la redacción incompleta del artículo 17 del RD 463/2020.

Por ello, como representantes de las empresas y profesionales encargados de suministrar energía a partir de la biomasa, garantizamos que estos seguirán trabajando para proveer calefacción, agua caliente sanitaria y calor de proceso a la población confinada y a los servicios públicos (hospitales, residencias geriátricas,...) e industrias esenciales (agroalimentación, suministro eléctrico, farmacéuticas,…) que utilizan biocombustibles.

APROPELLETS y AVEBIOM, las principales asociaciones del sector de la biomasa, reiteramos nuestro compromiso y el de las empresas asociadas de continuar con la fabricación y suministro de biocombustibles y con las labores complementarias (transportes, reparaciones de calderas, etc.) para que se mantenga el suministro de calor o energía eléctrica a todos los usuarios. Solicitamos al gobierno que incluya expresamente en los reales decretos a los biocombustibles para evitar confusiones y problemas a los usuarios finales.

Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Artículo 17. Garantía de suministro de energía eléctrica, productos derivados del petróleo y gas natural.

Las autoridades competentes delegadas podrán adoptar las medidas necesarias para garantizar el suministro de energía eléctrica, de productos derivados del petróleo, así como de gas natural, de acuerdo con lo previsto en el artículo 7 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico, y en los artículos 49 y 101 de la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos.

 Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19

ANEXO. No será objeto de aplicación el permiso retribuido regulado en el presente real decreto-ley a las siguientes personas trabajadoras por cuenta ajena:

Punto 2. Las que trabajan en las actividades que participan en la cadena de abastecimiento del mercado y en el funcionamiento de los servicios de los centros de producción de bienes y servicios de primera necesidad, incluyendo alimentos, bebidas, alimentación animal, productos higiénicos, medicamentos, productos sanitarios o cualquier producto necesario para la protección de la salud, permitiendo la distribución de los mismos desde el origen hasta el destino final.

 

Nota de prensa:   APROPELLETS y AVEBIOM de 16 de marzo de 2020

Situada en el Polígono El Bayo de Cubillos del Sil, ha culminado el proceso técnico y podrá empezar a producir en las próximas semanas. La planta eléctrica va a producir 290 megavatios de electricidad renovable y limpia suficiente para suministrar a 83.000 hogares.

Situada en el Polígono El Bayo de Cubillos del Sil, ha culminado el proceso técnico y podrá empezar a producir en las próximas semanas. En este tiempo, la compañía ha dado empleo a 700 personas y prevé contar con 40 trabajadores de forma directa y otros 400 indirectas.

Con la situación actual generada por la crisis del coronavirus, los responsables de Forestalia no pueden avanzar una fecha exacta, pero esperan iniciar su actividad próximamente. Inicialmente estaba prevista la puesta en marzo.

En cuanto a la producción, la factoría se alimentará con 280.000 toneladas anuales de biomasa procedentes de un entorno de 150 kilómetros de la zona, que van a producir 290 megavatios de electricidad renovable y limpia suficiente para suministrar a 83.000 hogares. También se producirá un ahorro de 110.000 toneladas de CO2 que generaría la combustión fósil.

El proyecto de Forestalia se compone de un sistema de recepción, tratamiento y alimentación de biomasa; una caldera de parrilla para combustión de biomasa; un sistema de depuración de gases y de tratamiento de gases requeridos para cumplir los límites de emisiones exigidos; un generador eléctrico de 49,9MV, 11KV; y una subestación eléctrica de intemperie 11/132 KV.

Forestalia, una empresa asociada a AVEBIOM y que estuvo presente en la última edición de Expobiomasa, ha contado para la planta con una inversión global de 112 millones de euros, 42 de ellos procedentes de un crédito gestionado por la Junta de Castilla y León.

Fuente:

www.avebiom.org

www.infobierzo.com

El kW podría costar un 80% menos, la maquinaria agrícola podría reducir en un 90% sus emisiones y los sarmientos del viñedo proveer de calefacción y agua caliente de forma sostenible, más económica y renovable a 60.000 hogares en toda Castilla y León. Son algunos datos que maneja COAG en sus jornadas que promueven Contra el Cambio Climático.
KRONOSPAN es una compañía fundada en el año 1897 en Lungötz (Austria). En la actualidad ocupa una posición de privilegio en el mercado del tablero y sus derivados. En el año 2002 creó su filial en España, KRONOSPAN SPAIN, con el objetivo de comercializar sus productos en nuestro país. A finales de 2012 adquirió los activos del GRUPO INTERBON y generó las filiales: KRONOSPAN, S.L., KRONOSPAN MDF, S.L. y KRONOSPAN CHEMICALS, S.L.

KRONOSPAN es una compañía fundada en el año 1897 en Lungötz (Austria). En la actualidad ocupa una posición de privilegio en el mercado del tablero y sus derivados. En el año 2002 creó su filial en España, KRONOSPAN SPAIN, con el objetivo de comercializar sus productos en nuestro país. A finales de 2012 adquirió los activos del GRUPO INTERBON y generó las filiales: KRONOSPAN, S.L., KRONOSPAN MDF, S.L. y KRONOSPAN CHEMICALS, S.L.

Su estrategia empresarial ha convertido a la provincia de Burgos (Castilla y León) en uno de los epicentros de producción de tablero del Sur de Europa, con dos centros productivos: uno ubicado en el término municipal de Burgos, concretamente en el Barrio de Castañares donde fabrica tablero aglomerado de partícula y contrachapado y otro en el municipio burgalés de Salas de los Infantes donde produce tablero aglomerado de fibra MDF.

La fábrica de Castañares atravesó un profunda remodelación en 2015, fruto de la cual podemos decir que se ha convertido en el paradigma de la economía circular, pues la planta produce actualmente entorno a 1.700 m3/diarios de tablero aglomerado, a partir de madera reciclada, en un porcentaje que ha ido incrementándose hasta llegar al 80% actual, con previsión de llegar al 100% en los próximos años.

Este cambio hacia el aprovechamiento de materiales provenientes del reciclado de palets, puertas, muebles, restos de carpinterías, etc., manteniendo la calidad y el acabado del tablero, ha supuesto dotar de manera especial las infraestructuras de la zona de recepción, clasificación, rechazos y acondicionado de la materia prima triturada que proviene, principalmente, de los grandes centros de población como Madrid y Barcelona.

El material preclasificado se deposita en unas enormes naves de almacenamiento de más de 20 metros de altura, bajo techo, lo que supone minimizar las incomodidades por la generación de partículas de polvo por la manipulación de este tipo de materiales.

En la actualidad se siguen acometiendo nuevas inversiones en la campa de recepción del material reciclado, con la construcción de nuevas naves y la ampliación de las campas.

Proceso de obtención de las partículas para fabricar tablero

Astillado

De las naves de almacenamiento se traslada el material a alguna de las dos astilladoras de la planta. Una con un motor de 600 kW que acciona un rotor provisto de tres cuchillas que muele la madera que le llega de una mesa vibrante de alimentación y otra con un motor de 400 kW que acciona un rotor provisto de 28 martillos. Las dos descargan el material astillado, a través de una banda transportadora viajera, sobre fondos móviles cubiertos. Éstos están divididos por muros de hormigón en varias secciones para poder separar el almacenamiento de los distintos tipos de materiales: astilla reciclada, astilla limpia y serrines. La banda transportadora de descarga se mueve a lo largo de las distintas secciones, situándose en el lugar correspondiente al material producido. Uno de los costados de los fondos móviles queda sin cubrir para permitir la carga de los materiales, que no necesitan pasar por las astilladoras y que directamente se descarga de los camiones de transporte. Las capacidades de almacenaje, en los fondos móviles, para los distintos tipos de materiales son: Astilla reciclada 3.000 m3, astilla limpia 3.000 m3 y serrines 1.000 m3.

Limpieza

A través de bandas transportadoras se trasladan las astillas y el serrín hasta las torres de limpieza. La cantidad de cada material que se desea introducir en el proceso se fija desde el puesto de control. En las torres se acondiciona el material retirando todo lo que no es madera: metales férricos, metales no férricos, plásticos, cartones, sílice...; se realiza una clasificación por tamaños enviando las astillas de gran tamaño a reprocesar, la astilla buena al silo de alimentación de las virutadoras, los finos buenos al silo de almacenamiento previo al secadero y los superfinos al silo de almacenaje para usarlos como fuente de energía en el quemador del secadero.

Formación de viruta

Después de pasar por el proceso de limpieza, la astilla es transformada en viruta. La astilla limpia llega a los molinos a través de un redler, donde se realiza el proceso de viruteado. La mayoría de los molinos son de cuchillas y constan básicamente de un rotor provisto de listones, cuya finalidad es empujar las astillas contra las cuchillas fijadas a una cesta que gira en sentido contrario al del rotor. También hay un molino de martillos que rompe la astilla por golpeo.

Para alcanzar una alta calidad de tablero, las virutas deben presentar gran uniformidad en el grosor, la longitud, la anchura y el contenido finos. Así, estos molinos trituran la madera hasta conseguir partículas con una esbeltez [longitud/grueso] cercana a 100 y unas dimensiones entre 0,1 a 0,8 mm de espesor, 2 a 8 mm de ancho y de 15 a 30 mm de largo.

Secado

El material ya acondicionado pasaría al secadero que es un enorme tromel (secadero rotativo) de 8 m de Ø y 30 m de longitud, capaz de procesar 45 tm/hora hasta dejar la madera con una humedad entre el 3-4%. Dentro del tambor van variando las condiciones, desde el primer sector con mayor humedad relativa y temperatura ambiente hasta el sector final con baja humedad relativa y altas temperaturas. A lo largo del proceso de secado, que dura unos 20 minutos, la madera va cediendo su humedad por el efecto del aire caliente circulante.

Este es otro proceso muy importante para obtener altas calidades de tablero. Aunque el contenido final de humedad del tablero se sitúa alrededor del 10%, las partículas se deben secar a contenidos de humedad entorno al 3-4% anteriormente citado, ya que la madera absorbe el agua proveniente del adhesivo. Si la humedad en las partículas es excesiva se pueden generar "ampollas" en el tablero y si es insuficiente, puede ocurrir un fraguado prematuro del adhesivo, que acarrearía un pegado deficiente y por tanto, un tablero con baja resistencia mecánica y superficies de poca calidad.

Cribado y clasificación de partículas

Una vez secas, las partículas se tamizan utilizando zarandas de calibres adecuados, como resultado de aplicar movimientos alternos o por ventilación y se clasifican en cuatro tipos de viruta: virutas muy gruesas, virutas buenas, finos buenos y superfinos. Las virutas muy gruesas se reenvían al molino de refinado para su redimensionado, los superfinos y el polvo son retirados para uso energético y las virutas y finos buenos se limpian de partículas de sílice antes de pasar al siguiente proceso de encolado y prensado. El destino de las partículas más pequeñas será la cara y contracara del tablero y el de las más grandes para el alma o centro del tablero. Esto es así para minimizar el consumo de adhesivos, mantener una buena resistencia mecánica y mejorar la terminación del tablero.

La caldera

El calor necesario tanto para este proceso como para calentar el aceite térmico utilizado en las prensas procede de una caldera KABLITZ de 50 MW de potencia, alimentada con biomasa proveniente del astillado de los restos de cortas de las choperas de Castilla y León y de actuaciones silvícolas de montes y pinares cercanos. El consumo diario medio estaría entorno a las 75 tm, siendo por tanto esta planta de KRONOSPAN, uno de los principales consumidores industriales de biomasa residual para uso energético. Además, existe un aporte de calor extra por la valorización de las partículas superfinas y del polvo de madera que se genera en el cortado y lijado de los tableros y que se hace combustionar en un quemador.

La caldera, instalada en una estructura de 500 toneladas de hierro y que está recubierta de otras 250 toneladas de material refractario, dispone de un sistema de alimentación en continuo y está dotada de un sistema de parrillas móviles, refrigeradas por agua y permite la obtención de gases de combustión a 700ºC que calentarán los 100.000 litros de aceite térmico a (300ºC), que impulsan, entre otros, el proceso de prensado y aportará calor al secadero. El consumo de energía térmica por unidad de producto es de 175 kWh/m3.

Sistema de filtrado de partículas

Antes de salir por la chimenea, los gases pasan por un filtro electrostático húmedo (WESP). Es doble, con funcionamiento alternativo, mientras uno filtra en el otro se hacen labores de mantenimiento. Este equipo se alimenta de los gases del secadero y de la prensa para reducir su concentración de partículas y de compuestos orgánicos volátiles antes de su emisión a la atmósfera.

Su principio básico de separación consiste en hacer pasar dichos gases por una cámara donde se crea un campo electrostático establecido entre electrodos de distinta carga: electrodos emisores o de descarga negativos y los electrodos colectores o de placas positivos conectados a tierra. A estos gases se les inyecta agua con el objeto de arrastrar parte de las partículas y absorber parte de los gases contaminantes como primera etapa de separación y finalmente, se cargan negativamente al pasar por los electrodos emisores y son atraídas por los electrodos colectores.

Mediante pulverización de agua las partículas adheridas a las placas colectoras son arrastradas hacia los depósitos de recogida (depósitos de absorbente). Desde estos depósitos el agua contaminada es filtrada a través de unos tamices. La parte sólida retenida se lleva a una centrífuga con el fin de eliminar la mayor humedad posible. Los lodos obtenidos son tratados por un gestor autorizado.

Agua

El agua empleada para limpiar/lavar los electro-filtros al contener altas cantidades de sedimentos y lixiviados se trata en una pequeña balsa. Las partículas más grandes se retiran mediante decantación y las partículas más pequeñas se separan utilizando rotativas (centrifugadoras) que separan el agua de los sólidos. Una parte del agua se reutiliza y otra parte es retirada por un gestor medioambiental.

Cenizas

Las cenizas de la caldera son el único residuo que se genera, que se ha podido reutilizar como fertilizante en algunas ocasiones, como inerte en el sellado de vertederos en otras, o que se envía a la industria del cemento para su aprovechamiento.

Beneficios socio-económicos: el empleo

La planta de KRONOSPAN-Castañares emplea a 180 trabajadores y genera empleo indirecto a una cifra aproximada de 1.400 trabajadores, principalmente transportistas, personal externo de mantenimiento y reparaciones, empresas proveedoras de biomasa y empresas de servicios.

Con biomasa forestal y madera se produce electricidad renovable en una de las mayores plantas de cogeneración de Suiza, en Sisseln. Desde finales de 2018, suministra electricidad a 17.500 hogares y calefacción a muchos más clientes gracias al District Heating.

Con biomasa forestal y madera se produce electricidad renovable en una de las mayores plantas de cogeneración de Suiza, en Sisseln. Desde finales de 2018, suministra electricidad a 17.500 hogares y calefacción a muchos más clientes gracias al District Heating. Para recibir, procesar, almacenar y alimentar las astillas de origen forestal, la firma participante en Expobiomasa, Vecoplan, suministró toda la maquinaria y llevó a cabo la instalación y puesta en marcha, en un plazo extremadamente ajustado.

Una opción extremadamente respetuosa con el clima

La producción de energía con madera y biomasa es neutra en cuanto a CO2 a largo plazo, porque a diferencia del petróleo, el gas y el carbón, el dióxido de carbono que se libera al quemar madera, pellets o astillas de madera es reabsorbido por el bosque de forma renovable y sostenible. Esta es una de las razones por las que el proyecto fue desarrollado por DSM, Caliqua y EWZ, sustituye a una planta de cogeneración que operaba con gas natural y gasóleo y lograr reducir masivamente las emisiones de CO2.

La nueva planta produce 48GWh de electricidad al año y 221 GWh de vapor para el District Heating que aporta calor industrial a las empresas de polígono industrial donde se ubica. El combustible son astillas de madera extraídas de forma sostenible de bosques y suministradas por proveedores en un radio máximo de 100 kilómetros.

Recepción, almacenamiento y dosificación: un proceso seguro y fiable ejecutado por Vecoplan

Los camiones entregan la biomasa al área de recepción de la planta. El proceso de descarga dura 15 minutos, durante los cuales el material a granel se deposita en dos descargadores de cadena de arrastre. Estos dispositivos lo mueven, lo dosifican y lo transfieren a la siguiente etapa.

La biomasa se almacena en cuatro silos de almacenamiento tipo caja. Las cintas de suministro cuentan con un imán que extrae los objetos metálicos como tornillos y clavos entre otros sistemas de selección y control. También cuenta con dos estaciones en las que se toman muestras del material procesado.

Unos tornillos dosificadores alimentan gradualmente el combustible a las cintas transportadoras, que a su vez lo transportan a la tolva de alimentación del horno. Desde allí, la caldera es alimentada continuamente con combustible por unos tornillos de descarga. Vecoplan dimensionó todos los componentes para ajustarse a los ciclos de aceptación y a los requisitos de combustible, garantizado un funcionamiento eficiente y seguro en la planta.

Resultados convincentes

Con una eficiencia global del 86%, la planta de cogeneración de biomasa de Sisseln supera ampliamente los requisitos de la Certificación Naturemade-Star. Este sello de aprobación suizo se utiliza para certificar las instalaciones que generan energía de forma respetuosa con el medio ambiente.

Los promotores se han comprometido contra el Cambio Climático, porque cada metro cúbico de biomasa que sustituye a los combustibles fósiles impide la liberación de 600 kilogramos de dióxido de carbono en el medio ambiente. Esto equivale a unas 35.000 toneladas de CO2 al año.

Fuente: www.Madera-sostenible.com

Desde el año 2013, la Junta de Castilla y León está llevando a cabo un importante programa de actuaciones de ahorro y eficiencia energética promovidos a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACYL).

Desde el año 2013, la Junta de Castilla y León está llevando a cabo un importante programa de actuaciones de ahorro y eficiencia energética promovidos a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACYL).

En el ámbito de este programa, SOMACYL ha llevado a cabo 30 actuaciones para la sustitución de combustibles fósiles por biomasa, mediante la instalación de calderas individuales y redes de calefacción centralizadas que utilizan como combustible pellets de madera y astilla forestal.

Una de las actuaciones llevadas a cabo es la recién finalizada red de calor con biomasa del complejo “Fuentes Blancas”, la cual se ha diseñado para dar suministro de calefacción y agua caliente sanitaria a tres edificios titularidad de la Diputación de Burgos: la Residencia de asistidos, el Colegio y la Residencia de ancianos. La existencia de edificios asistenciales obliga a asegurar con total certidumbre el suministro de energía durante las 24 horas del día, los 365 días del año.

Los tres edificios contaban con salas de calderas que utilizaban como combustible gas natural y que se sustituirá por combustible de biomasa, en concreto por astilla forestal, procedente de los montes de Castilla y León. El complejo también cuenta con una pequeña instalación solar térmica ya existente, que sigue apoyando el abastecimiento de ACS.

La central de producción de calor cuenta con una potencia térmica instalada de 1.500 KW útiles, mediante una única caldera de biomasa del fabricante COMPTE-R con tecnología de parrilla móvil.

Sistema de alimentación mediante toploader y redler

El silo donde se almacena la astilla es un silo en superficie de 150 m2, dotado con un sistema de toploader y un transportador tipo redler. El toploader se encarga de alimentar de forma automática la astilla al redler gracias a una trailla móvil superior. Con este sistema novedoso se mantiene la astilla siempre amontonada, aprovechando mejor el espacio disponible y permitiendo, además, la posibilidad de una descarga rápida de 2 camiones de piso móvil a la vez.

La producción anual de energía útil se estima en 3.150.000 KWh/año, lo que supondrá un consumo anual de astilla forestal de 1.100 toneladas / año.

La instalación cuenta con un depósito de inercia con una capacidad total 30.000 litros. Desde el depósito de inercia parte la red de tuberías, que conecta la nueva sala de calderas de biomasa con las salas de calderas de los 3 edificios. Dicha tubería se ha realizado en acero preaislado y discurre enterrada, con una longitud total de 1.950 metros.