En Europa el consumo de pellet ha pasado de 4 a 14 millones de toneladas en los últimos 10 años. En este mismo periodo, el consumo de pellet doméstico en España ha aumentado desde las casi 100.000 toneladas anuales a las 573.000 que se consumieron en 2018. Y las previsiones apuntan a que se superará el millón de toneladas en 2022.

Los productores españoles garantizan el suministro y aumentan la fabricación de forma acompasada. La capacidad productiva de España supera ampliamente las 593.000 toneladas fabricadas el pasado año, que fueron suficientes para abastecer al mercado nacional. Los fallos en el suministro con algunos distribuidores poco previsores fueron cubiertos por otros sin mayor problema.

La certificación ENplus del pellet se ha consolidado como referente de calidad entre los consumidores a nivel mundial. Actualmente, 39 fabricantes españoles tienen el certificado en vigor y trabajan diariamente por mantener los parámetros exigibles, a la vez que aumentan los niveles de control e inspección con el fin de garantizar la calidad.


 
En general, los mercados han trasmitido buenas sensaciones, muy distintas de las preocupaciones que marcaron los encuentros World Sustainable Energy Days dos y tres años atrás.
Durante la 4º reunión de la Federación Europea de Aceite de Oliva y Biomasa del Olivar se puso de relieve la preocupación en el sector en cómo perfeccionar  la economía circular del sector del olivar, así como las altas producciones y con difícil salida de la principal biomasa del olivar: el orujillo.
Según las últimas estadísticas del Instituto de Recursos Naturales de Finlandia, se produjeron en Finlandia un total de 385.000 toneladas de pellets de madera en 2018, casi una quinta parte más que en el año anterior, y la mayor producción de la historia. También en 2018, las importaciones marcaron un record con un total de 95.000 toneladas de pellets de madera importados a Finlandia. Aumentaron un 10 por ciento y mayoritariamente fueron importados de Rusia. Se exportaron además un total de 43.000 toneladas, principalmente a Dinamarca y Suecia.
El año 2019 comenzó bien para los austriacos, porque desde el 1 de enero, la calefacción de gasóleo en  nuevos edificios de la Baja Austria está prohibida, y será aún mejor.  Viena sigue con esta tendencia a finales de marzo y va un paso más allá: los sistemas de calefacción de gasóleo también están prohibidos para las grandes reformas. A nivel nacional, las calefacciones de gasóleo estarán prohibidas en toda Austria a partir de 2020.  El siguiente paso se prevé que será prohibir la instalación de calefacciones de gas.
En la mayoría de los países mediterráneos existe un mercado importante de biocombustibles sólidos para aplicaciones de calefacción en el sector residencial. En estos países, además de los pélets y las astillas de madera, se utilizan otros combustibles sólidos derivados de la biomasa típica mediterránea.
Richard Weissend, el presidente de Heineken en España, anunció que su planta La Imora, en Jaén, utilizará la poda de olivo como combustible.
Desde Canal Extremadura han realizado un reportaje en el que nos muestran el proceso de cracción de astilla de calidad para ser utilizado como biocombustible. Ver video
El martes 27, en el CEDER-CIEMAT (Lubia, Soria) se celebra una jornada divulgativa y taller formación para presentar los principales resultados del proyecto Biomasud Plus.
Jorge Morales de Labra en la SEXTA aclara en este video cuánto ha subido el coste en calefacción este año según el tipo de combustible utilizado. La biomasa sale muy bien parada… Ver video
Los principales biocombustibles sólidos, obtenidos a partir de la biomasa, son pellets, astillas de madera y hueso de aceituna. También son biocombustibles otros —menos abundantes— como las cáscaras de frutos secos; o menos homogéneos y tecnificados, como la leña. Pero todos ellos, igual de importantes.
La energía generada con astillas y pellets de madera, hueso de aceituna y otra biomasa permite dejar de importar a los españoles el equivalente a más de 1,2 millones de toneladas de petróleo (unos 10 millones de barriles de petróleo). Además, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el uso combustibles fósiles como son el gasóleo o el gas natural.
¿Cuánta electricidad consumen las estufas de pellet? Existen estufas que no consumen electricidad e incluso generan la electricidad necesaria para pequeños aparatos externos como móviles. Dentro de los componentes de una estufa de pellets existen normalmente varios elementos electrónicos: ventiladores, sistema de encendido, alimentación del quemador o el control de la combustión, que ayudan de una manera determinante a que sea lo más eficiente posible. También consiguen que su uso sea más sencillo y cómodo.