Instalador. Clave en la expansión de la biomasa en el ámbito doméstico

Instalador. Clave en la expansión de la biomasa en el ámbito doméstico

Instaladores de equipos domésticos de biomasa y varios fabricantes de estufas y calderas conversan en este artículo sobre sus relaciones técnico-comerciales y cómo aumentar la satisfacción del usuario final. Los instaladores requieren respaldo de los fabr

Cómo se forma un instalador de biomasa

Aunque es notable el incremento de instaladores formados en biomasa en comparación con años atrás, Araceli Pimentel, de BRONPI, cree que “una parte importante aún no cuenta con los conocimientos necesarios suficientes”. No existe formación oficial reglada para instaladores de estufas y calderas de biomasa, por lo que en la práctica, ésta se va adquiriendo con la experiencia del trabajo día a día.

Varios centros de formación ofrecen cursos de especialización presenciales y online, con duraciones que varían entre 20 y 500 h y temarios diversos. Los fabricantes, por su parte, suelen ofrecer cursos de una o dos jornadas en aulas propias orientados a profesionales que ya son instaladores para instruirlos en el funcionamiento de sus propios equipos y en labores comerciales.

Nuno Sequeira, de SOLZAIMA, añade que es necesario formar también en la correcta puesta en marcha de los elementos adicionales de una instalación y asegura que su empresa ha comenzado un programa de formación junto con otros fabricantes en chimeneas, bombas y otros equipamientos. “Una buena instalación de chimenea es básica para que la instalación funcione bien y para lograr el ahorro que el usuario busca”, puntualiza.

Se puede asegurar la profesionalidad de los instaladores

Los instaladores deben estar en posesión del carnet profesional en instalaciones térmicas en edificios que exige el RITE, pero este reglamento no contempla normas específicas para montar equipos de biomasa, algo que en general echan en falta los profesionales. Ángel Martínez, de HARGASSNER, está de acuerdo en que la norma es muy general pero añade que para una correcta instalación hay que tener en cuenta las recomendaciones de cada fabricante “y esto es muy difícil de reflejar en una normativa.”

Algunos instaladores opinan que el RITE es suficiente para instalar biomasa si se siguen con rigor sus instrucciones. Juan Ortega, instalador habitual de equipos ECOFOREST, piensa que muchos problemas surgen por la falta de mantenimiento de algunas instalaciones de biomasa.

Iniciativas como el sello “Instalador de Biomasa Certificado AVEBIOM” impulsada por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa son vistas con buenos ojos tanto por fabricantes como por los propios instaladores. Se pretende garantizar que las instalaciones térmicas de biomasa sean ejecutadas por instaladores ampliamente competentes, con carnet del RITE y que acrediten además capacidad específica para la biomasa. Mikel Erasun, de Iturgintza Berotza, estima que es “interesante que el cliente pueda valorar la profesionalidad del instalador”. 

Cómo elige el instalador estufas y calderas de  biomasa

El apoyo postventa de los fabricantes o grandes distribuidores es uno de los puntos más valorados por los profesionales cuando eligen los equipos que instalarán. “Buscamos un servicio técnico rápido, capaz de realizar un correcto mantenimiento del equipo a un buen precio”, destaca Mario de Energía Ecoambiental.

Los fabricantes aprovechan las nuevas tecnologías de la comunicación para ofrecer el servicio de atención técnica (SAT) de forma rápida: a través de correo electrónico, Whatsapp o Facebook. También ofrecen ayuda para desarrollar proyectos concretos y realizan visitas en situaciones complejas para el instalador. Suelen suministrar material para marketing y promoción de los equipos, un recurso valorado cuando el instalador cuenta con un establecimiento abierto al público.

Los fabricantes reciben consultas de todo tipo por parte de sus instaladores. Muchas están relacionadas con la potencia de caldera a utilizar y el esquema de trabajo, explica Ángel Martínez.

Es importante diagnosticar el problema con precisión, por eso, explica Paolo Zulian, de PALAZZETTI, “ayudamos al instalador a hacerse las preguntas correctas que permitan detectar el problema y excluir las hipótesis alternativas”.

La calidad reconocida de las marcas y la cercanía al proveedor también son factores que los instaladores tienen en cuenta a la hora de elegir equipos. “Elijo las calderas en función del soporte técnico y repuestos que me ofrezcan”, confirma Sergio Moreno, de la empresa SERMOTEC..

Claves para los clientes de biomasa

Así, aunque todavía es una fuente de energía relativamente poco conocida y los profesionales la ofrecen como alternativa, cada vez más a menudo son los usuarios quienes solicitan su instalación. En cualquier caso, el profesional debe escuchar al cliente y encontrar el equilibrio entre sus necesidades, la calidad de la instalación y el presupuesto que está dispuesto a asumir. “Cada usuario tiene unas necesidades diferentes y el equipo adecuado no siempre será de la misma marca o modelo”, reflexiona Mikel.

Conseguir que tu cliente esté satisfecho y ahorre mucho dinero usando biomasa garantiza a los instaladores clientes fieles para toda la vida. “El mercado de los instaladores de biomasa es muy local y muy influido por el boca a boca. Es muy importante que no haya malas instalaciones o tu nombre no estará bien considerado en los pueblos donde trabajas”, resume Nuno Sequeira

Realizar un buen cálculo de la demanda energética, que cubra las necesidades del cliente es fundamental para elegir el equipo y la inversión más adecuados, explica Mario Díaz, de MANACALOR.

Conseguir la máxima eficiencia energética de la instalación asegura una buena experiencia por parte del usuario y esto se logra, apunta Sergio, con su adecuada regulación y control.

 

FUENTE: https://bioenergyinternational.es/instalador-clave-en-la-expansion-de-la-biomasa-en-el-ambito-domestico/

IMAGEN: BRONPI. Formación de instaladores en un aula.