No todas las energías cuestan lo mismo

No todas las energías cuestan lo mismo

Para hacerse un cálculo personal rápido: como el ahorro está en el combustible es proporcional a los metros de la vivienda.

Jesús vive en Valladolid con su mujer y sus dos hijos. Tiene una casa de 100m² bien aislada. Cada año consume 16.000 kWh de energía para calefacción,  parecido a lo que consumen en cualquier ciudad del centro de España.

Jesús analizó lo que cuesta como consumidor (con impuestos) la calefacción y el agua caliente cada año con diferentes tipos energías.

Por suerte Jesús cambió su caldera de gasóleo por una nueva de pellets de 17kW de potencia hace dos años sin necesidad de más cambios en su vivienda de suelo radiante. El año pasado, cuando el gasóleo era mucho más barato que ahora, se ahorró 237 € y se siente orgulloso de generar empleo y riqueza en su provincia.

Su hermano Juan Carlos que vive en un chalet de 200m², cambió la caldera de gas natural por una caldera de astilla hace 3 años. El año pasado se ahorró 2.918€, ya que sólo se necesitó gastar 395 € en astillas para un consumo de 32.000 kWh.