Noticias

 
Optimizando procesos

En la mayoría de empresas tenemos que controlar los costes de explotación de forma exhaustiva para desarrollar nuestra actividad. Además del coste de climatización, en algunas industrias se necesita calor para el desarrollo de los procesos: vapor, hornos, aceites,... Y este coste suele ser muy alto e inestable si se usan combustibles fósiles como el gas o el gasóleo. La instalación de equipos de biomasa en industrias es una inversión muy eficiente, rentable y financiable que puedes conocer de primera mano en Expobiomasa.

En edificación residencial, la demanda térmica para ACS y calefacción supone cerca del 66% de la energía total consumida en condiciones de habitabilidad y uso normales. Los edificios que obtienen la energía de combustibles fósiles, obtienen una baja calificación al penalizarse las elevadas emisiones de CO2. Las energías renovables, como la biomasa, no computan ni emisiones de CO2 ni consumos de energía primaria no renovable, por lo que edificios con mala calificación la pueden ver muy mejorada si instalan una caldera nueva de biomasa.

En la primera fase se construirá la central de producción de energía térmica, en la que inicialmente se instalará una caldera de biomasa 4,5 MW, con una instalación preparada y diseñada para albergar otras dos calderas de 4,5 MW. Así, más adelante, la potencia térmica máxima será de 13,5 MW. Estas calderas de calefacción de última tecnología emplearán como combustible biomasa sólida leñosa procedente de masas forestales de la zona.
Se inaugura la primera red de calor de biomasa público-privada en Galicia. Este sistema proporcionará calefacción y agua caliente sanitaria a varios centros públicos, la Residencia de Mayores y el Hotel Vía Argentum en su primera fase. El Instituto Enerxético de Galicia (Inega) concedió una ayuda de 653.270 euros para este proyecto. Es el 80% de su coste total, 816.587. El Concello aportó los 163.000 restantes.
Ya es posible renovar una instalación sin desembolso inicial alguno, a través de una empresa de servicios energéticos. La biomasa se está imponiendo como la solución más eficiente en las grandes poblaciones, donde las viviendas se agrupan en bloques de numerosos vecinos que comparten gastos de comunidad y donde el mayor gasto más frecuente suele ser la calefacción y el agua caliente (ACS). Son centenares las comunidades de vecinos que ya se han pasado a la biomasa por razones de eficiencia, ahorro, facilidades y confort. Actualmente hay dos formas de implementación.
La empresa energética Rebi, Recursos de Biomasa, recientemente instaurada en el en la calle Santander del polígono industrial de Aranda de Duero tiene previsto desarrollar una red de calor producido por la combustión de residuos orgánicos. La central de producción de este calor cuenta con equipos de producción térmica con biomasa de alta eficiencia y mínimo impacto medioambiental y con sistemas centrales de control e impulsión del agua caliente controlados las 24 horas del día.
Los sistemas de climatización más eficientes son los basados en redes de calefacción distribuida, redes de distrito, redes de calor o —como se denominan en inglés— district heating.
La compañía, con sede en A Coruña, dirigida por Manuel García, ha desempolvado un viejo proyecto de planta de generación eléctrica con residuos forestales para convertirlo en el más importante de España. Las obras ya han comenzado en el concello coruñés de Curtis, donde en el 2020 empezará a funcionar una central de 49,9 megavatios, más que suficientes para satisfacer las necesidades energéticas de toda la hostelería de Galicia, según la empresa.
El coste energético se reducirá en torno a un 40% y va a evitar la emisión de 930 toneladas dióxido de carbono al año. La inversión total del proyecto es de 1,5 millones de euros, aportados por Veolia, fondos europeos y el Ayuntamiento de Valladolid.
Bioenergy Barbero opera como una empresa de servicios energéticos (ESE) especializada en biomasa, es decir; gestiona todo el proceso elaborando el estudio y diseño del sistema a implantar en las salas de calderas, realiza las instalaciones y el mantenimiento y suministra el combustible utilizando siempre una tecnología moderna, automática, con un manejo sencillo que ofrece la máxima seguridad.
Una instalación de generación de energía eléctrica a partir de biomasa cuya potencia sea inferior a 1 MWe es susceptible de ser incluida en el denominado “autoconsumo”, extendiéndose también su ámbito hacia otros sectores como el industrial, por ejemplo. Introducción. Marco normativo Cuando se habla de autoconsumo en España todo el mundo piensa directamente en la tecnología solar fotovoltaica y en un edificio. ¿La razón? Posiblemente es de lo único que se habla cuando en los medios de comunicación aparece el término “autoconsumo”.
Desde 2014 funciona una red de calor en Bera que aporta calefacción y ACS varios edificos de uso público: Toki Ona Institutua, Polideportivo, Haur Eskola, Rikardo Baroja Eskola e Ikastola de Altzate. La sala de calderas que alimenta esta red consume unas 150 toneladas de astilla.
El mayor sistema de calefacción centralizada de biomasa de Euskadi dará servicio a partir de octubre a los primeros vecinos del nuevo barrio Es tan grande que necesita de un edificio propio y tan limpio que si alguna vez sale algo por sus chimeneas será vapor de agua. El 'district heating' de Txomin Enea está listo para abastecer de calefacción y agua caliente a las 1.500 viviendas que conformarán el futuro barrio una vez se completen las dos fases de construcción.
Aarhus, la segunda ciudad más grande de Dinamarca, ya tiene  una nueva planta de biomasa de 110 MW de cogeneración (calor y electricidad).  La nueva planta de biomasa utiliza paja y astillas de madera de origen local. Y ha contado con una inversión de 175 millones de euros.