Noticias

 
Optimizando procesos

En la mayoría de empresas tenemos que controlar los costes de explotación de forma exhaustiva para desarrollar nuestra actividad. Además del coste de climatización, en algunas industrias se necesita calor para el desarrollo de los procesos: vapor, hornos, aceites,... Y este coste suele ser muy alto e inestable si se usan combustibles fósiles como el gas o el gasóleo. La instalación de equipos HVAC de biomasa en industrias es una inversión muy eficiente, rentable y financiable que puedes conocer de primera mano en Expobiomasa.

En edificación residencial, la demanda térmica para ACS y calefacción supone cerca del 66% de la energía total consumida en condiciones de habitabilidad y uso normales. Los edificios que obtienen la energía de combustibles fósiles, obtienen una baja calificación al penalizarse las elevadas emisiones de CO2. Las energías renovables, como la biomasa, no computan ni emisiones de CO2 ni consumos de energía primaria no renovable, por lo que edificios con mala calificación la pueden ver muy mejorada si instalan una caldera nueva de biomasa.


 
Avebiom estima que en 2020 habrá alrededor de 700 redes de calor operativas o en fase de construcción. Con el propósito de ofrecer una adecuada información a los técnicos y responsables de las administraciones públicas, la Junta de Comunidades de Castilla–La Mancha y la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) han organizado el Congreso Nacional de Bioenergía 2018, que se celebrará en Cuenca los días 12 y 13 de diciembre, bajo el título: ‘Instalaciones y redes de calor con biomasa para uso público’.
Las energías renovables demuestran cada vez mayores posibilidades de aplicación en numerosos campos de la vida cotidiana. Así lo acaban de descubrir en la panificadora Artesanos y Maestros Panaderos, ubicada en Elche (Alicante), que recientemente ha estrenado un quemador para uno de sus hornos que emplea pellets (virutas y serrín de madera secada y prensada) como combustible.
La Comisión Europea ha aprobado una nueva propuesta de estrategia energética contra el cambio climático en la que propone que el conjunto de países comuniarios logren reducir las emisiones contaminantes hasta en un 80% en 2050, lo que convertiría a la UE en un espacio «climáticamente neutro» en la línea de los compromisos adquiridos en el Acuerdo Climático de París. La propuesta sigue a una inicitiva del Parlamento Europeo, pero aún debe ser considerada por los países en el Consejo para llegar a ser efectiva, lo que puede tardar años.
La metamorfosis del Hotel des Poste de POST Luxembourg (Correo de Luxemburgo) combina tecnología sostenible para minimizar el consumo energético mediante ventilación natural, energía solar, eólica y biomasa. El diseño de esta arquitectura sin emisiones de carbono está basada en la economía circular y el concepto “de la cuna a la cuna”, método holístico que se preocupa por asegurar que todo lo que involucra un producto –desde la concepción de la idea hasta el declive– sea sostenible y su ciclo de vida no termine.
La primera planta de generación de bioenergía instalada en una empresa forestal del país operará en 2019, en Durango.
En la primera fase se construirá la central de producción de energía térmica, en la que inicialmente se instalará una caldera de biomasa 4,5 MW, con una instalación preparada y diseñada para albergar otras dos calderas de 4,5 MW. Así, más adelante, la potencia térmica máxima será de 13,5 MW. Estas calderas de calefacción de última tecnología emplearán como combustible biomasa sólida leñosa procedente de masas forestales de la zona.
Se inaugura la primera red de calor de biomasa público-privada en Galicia. Este sistema proporcionará calefacción y agua caliente sanitaria a varios centros públicos, la Residencia de Mayores y el Hotel Vía Argentum en su primera fase. El Instituto Enerxético de Galicia (Inega) concedió una ayuda de 653.270 euros para este proyecto. Es el 80% de su coste total, 816.587. El Concello aportó los 163.000 restantes.
Ya es posible renovar una instalación sin desembolso inicial alguno, a través de una empresa de servicios energéticos. La biomasa se está imponiendo como la solución más eficiente en las grandes poblaciones, donde las viviendas se agrupan en bloques de numerosos vecinos que comparten gastos de comunidad y donde el mayor gasto más frecuente suele ser la calefacción y el agua caliente (ACS). Son centenares las comunidades de vecinos que ya se han pasado a la biomasa por razones de eficiencia, ahorro, facilidades y confort. Actualmente hay dos formas de implementación.
La empresa energética Rebi, Recursos de Biomasa, recientemente instaurada en el en la calle Santander del polígono industrial de Aranda de Duero tiene previsto desarrollar una red de calor producido por la combustión de residuos orgánicos. La central de producción de este calor cuenta con equipos de producción térmica con biomasa de alta eficiencia y mínimo impacto medioambiental y con sistemas centrales de control e impulsión del agua caliente controlados las 24 horas del día.
Los sistemas de climatización más eficientes son los basados en redes de calefacción distribuida, redes de distrito, redes de calor o —como se denominan en inglés— district heating.
La compañía, con sede en A Coruña, dirigida por Manuel García, ha desempolvado un viejo proyecto de planta de generación eléctrica con residuos forestales para convertirlo en el más importante de España. Las obras ya han comenzado en el concello coruñés de Curtis, donde en el 2020 empezará a funcionar una central de 49,9 megavatios, más que suficientes para satisfacer las necesidades energéticas de toda la hostelería de Galicia, según la empresa.
El coste energético se reducirá en torno a un 40% y va a evitar la emisión de 930 toneladas dióxido de carbono al año. La inversión total del proyecto es de 1,5 millones de euros, aportados por Veolia, fondos europeos y el Ayuntamiento de Valladolid.