Noticias

La mejor elección para calentarse en el sur de europa

En España, durante 2016 se instalaron en España 35.815 estufas de pellet, un 22% más que el año anterior, lo que supone un nuevo récord de ventas. En total hay un total de 175.065 estufas de pellet instaladas hasta 2016. La potencia media de las estufas comercializadas en 2016 ha sido de 11,3 kW.

El Sur de Europa es el principal mercado de las estufas por requerir una inversión media asumible -entorno a los 1.000 €- y generar calor con un coste entre el 30% y el 70% menor que con combustibles fósiles o electricidad.

Los consumidores prefieren pasarse a la biomasa: más barata, estable y de aquí. Estéticamente las estufas ofrecen diseño y calidez a los usuarios y, técnicamente, son cada vez mejores. Las expectativas son muy alentadoras, fundamentalmente porque el ahorro sigue siendo crucial a la hora de comprar un equipo de biomasa, y además, la competencia entre fabricantes está favoreciendo la tecnificación de todos ellos, ofreciendo equipos con la décima parte de emisión de partículas que los viejos equipos convencionales de leña.

 
El mercado de calderas de biomasa ha tenido una evolución positiva en los últimos años y, en opinión de la mayoría de los fabricantes que operan en este sector, así seguirá a medio plazo. La venta de calderas de biomasa en España se incrementó un 8,7% en 2017, según datos del Observatorio de la Biomasa. El mercado sufrió un fuerte boom cuando el precio del petróleo subió con fuerza hace unos años. Al incremento del precio del gasóleo se unió la irrupción del pellet como combustible y el auge de la concienciación social sobre el ahorro y el medio ambiente.
La Comisión Europea ha aprobado una nueva propuesta de estrategia energética contra el cambio climático en la que propone que el conjunto de países comuniarios logren reducir las emisiones contaminantes hasta en un 80% en 2050, lo que convertiría a la UE en un espacio «climáticamente neutro» en la línea de los compromisos adquiridos en el Acuerdo Climático de París. La propuesta sigue a una inicitiva del Parlamento Europeo, pero aún debe ser considerada por los países en el Consejo para llegar a ser efectiva, lo que puede tardar años.
Los premios QIA es una competición internacional anual de la que forman parte 18 países, cuyo objetivo es impulsar proyectos innovadores en las empresas y organizaciones y reconocer internacionalmente los proyectos más innovadores. Partiendo de una concepción diferente de las dos partes esenciales de una caldera (quemador e intercambiador), la empresa ha podido concebir, desarrollar e implantar con éxito una caldera de biomasa, medioambientalmente respetuosa, con un rendimiento muy superior a las mejores calderas de biomasa existentes en el mercado.
Jorge Morales de Labra en la SEXTA aclara en este video cuánto ha subido el coste en calefacción este año según el tipo de combustible utilizado. La biomasa sale muy bien parada… Ver video
¿Cuánta electricidad consumen las estufas de pellet? Existen estufas que no consumen electricidad e incluso generan la electricidad necesaria para pequeños aparatos externos como móviles. Dentro de los componentes de una estufa de pellets existen normalmente varios elementos electrónicos: ventiladores, sistema de encendido, alimentación del quemador o el control de la combustión, que ayudan de una manera determinante a que sea lo más eficiente posible. También consiguen que su uso sea más sencillo y cómodo.
La calefacción de biomasa genera un ahorro de hasta el 66% frente al gasóleo. De los 1.340 euros de media que se gastan anualmente en cada hogar de Castilla y León para afrontar los costes generales de energía, el 47% se destinan a producir calor; un 19%, a agua caliente sanitaria; y el resto, a la electricidad.
Los biocombustibles sólidos ganan terreno al diésel, que se ha encarecido un 22%. El sector generó 427 empleos en 2017 y facturó 46 millones en la comunidad.
Entrevista a Mario Arranz, presidente del Club Balonmano Atlético Valladolid. ¿Cómo supo que podía instalar una caldera de biomasa en una vivienda individual? Durante la feria Expobiomasa 2015, en una visita promocional que realizamos los componentes de la junta directiva y primer equipo del Club. Allí es dónde desde AVEBIOM nos explicaron las posibilidades de las calderas. Mi idea preconcebida era que en las viviendas sólo se podían instalar estufas.
El uso térmico de la biomasa ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años gracias a la tecnificación de los equipos. En poco tiempo se ha pasado de usar leña (con los inconvenientes que esto suponía) al consumo de pellets de madera, que conlleva un mayor confort, versatilidad y limpieza, a la vez que se mantienen las ventajas medioambientales y el precio.
Bioenergy Barbero opera como una empresa de servicios energéticos (ESE) especializada en biomasa, es decir; gestiona todo el proceso elaborando el estudio y diseño del sistema a implantar en las salas de calderas, realiza las instalaciones y el mantenimiento y suministra el combustible utilizando siempre una tecnología moderna, automática, con un manejo sencillo que ofrece la máxima seguridad.
Para hacerse un cálculo personal rápido: como el ahorro está en el combustible es proporcional a los metros de la vivienda. Marta vive fuera de Valladolid con sus tres hijos, pero algunos fines de semana y las vacaciones vienen a una segunda residencia de 100m² bien aislada en las afueras de Valladolid. Cada año consume 8.000 kWh de energía para calefacción.
Además del tipo de estufa, hay que tener en cuenta una serie de parámetros a la hora de elegir el modelo. Las estufas requieren una salida de humos a la cubierta (tejado), como se indica en el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios). Es normal instalar la salida de humos con una T registrable, respetar las medidas y el número de codos máximos permitidos por el fabricante, así como una ventilación normal del local donde se instala la estufa, ya que algunas se pueden parar por falta de aire para la combustión.