En Austria el 35 por ciento de la calefacción doméstica usa biomasa y han prohibido el uso del gasóleo.

En Austria el 35 por ciento de la calefacción doméstica usa biomasa y han prohibido el uso del gasóleo.

La European Pellet Conference, celebrada este año en Wels ha sido el escenario en el que la directora de la conferencia, Christiane Egger, destacó el crecimiento de la biomasa en la Alta Austria, región donde se desarrolla el evento: el 35% de las calefacciones domésticas ya funciona con biomasa.

La sustitución de instalaciones antiguas de gasóleo y otros combustibles fósiles por calderas modernas de biomasa ha logrado reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 43% en 10 años (2005-2015) en el sector residencial.

Egger confía en la técnica del “palo y la zanahoria”: prohibiciones a calderas de gasóleo (palo) y ayudas, tanto a la sustitución de calderas como a la innovación.

Las calefacciones de gasóleo estarán prohibidas en Austria a partir de 2020.

El siguiente paso será prohibir la instalación de calefacciones de gas. De momento, desde el 1 de enero de 2019, la calefacción de gasóleo en nuevos edificios de la Baja Austria está prohibida. Viena implantó la medida a finales de marzo dando un paso más allá al prohibir el uso del gasóleo en las reformas de grandes edificios.

Austria espera sustituir 600.000 sistemas de calefacción de gasóleo en los próximos años. De esta manera lograría un doble objetivo económico: reducir las penalizaciones por incumplimiento de sus objetivos climáticos y reducir las importaciones de combustibles fósiles.

Advantage Austria coordina la participación de las empresas líderes del sector de la biomasa en Austria: Herz, Okofen, Rika, Solarfocus, Hargassner, Windhager, Hass + Sohn, Kohlbach, Austrian Email y ETA.

Fuente: www.bioenergyinternational.es
www.oekonews.at