PREMIO A LA INNOVACIÓN EXPOBIOMASA 2019
Internet se ha vuelto tan común que muchos de nosotros tenemos dificultades para imaginar lo que se necesita para hacer realidad este mundo digital, incluida la cantidad de servidores y necesarios para su funcionamiento. La mayoría de los centros de datos en todo el mundo dependen en gran medida de los combustibles fósiles para producir la electricidad y la refrigeración necesarias para ejecutar el equipo necesario, lo que algunos llaman el "lado oscuro" de Internet.

Internet se ha vuelto tan común que muchos de nosotros tenemos dificultades para imaginar lo que se necesita para hacer realidad este mundo digital, incluida la cantidad de servidores y necesarios para su funcionamiento. La mayoría de los centros de datos en todo el mundo dependen en gran medida de los combustibles fósiles para producir la electricidad y la refrigeración necesarias para ejecutar el equipo necesario, lo que algunos llaman el "lado oscuro" de Internet. Las estadísticas son elocuentes a ese respecto: una sola búsqueda genera 20 mg de CO2, mientras que un correo electrónico entre 0,3 y 4 g. Por lo tanto, los 192 mil millones de correos electrónicos que enviamos anualmente son equivalentes a la huella de 3,1 millones de automóviles por año. Las estimaciones muestran que Internet consume alrededor de 1037TWh de electricidad a nivel mundial, que representa la producción de docenas de centrales nucleares en todo el mundo. Esto finalmente representa 609 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, equivalentes a las emisiones de todos los vuelos civiles durante un año.

En este contexto, la bioenergía tiene mucho que ofrecer, ya sea proporcionando electricidad o soluciones de calefacción y refrigeración. Un gran ejemplo que muestra tales sinergias se puede encontrar en Luxemburgo, cerca de la ciudad de Bissen, donde opera la planta de Kiowatt.

Kiowatt utiliza madera para producir electricidad, calefacción y refrigeración. El proyecto comenzó en 2011 una empresa contratista de energía luxemburguesa y una empresa belga de la industria de la madera y la bioenergía, decidieron crear una empresa conjunta para aprovechar todos los beneficios de la bioenergía.

Dentro de la planta de Kiowatt, todo comienza con una caldera de 17 MW diseñada para usar desechos de madera locales que no se habían usado con anterioridad. La caldera está equipada con una turbina para producir calor y energía. La electricidad producida, alrededor de 21 GWh, se vende directamente a la red. El calor, que representa la energía más sustancial producida ( 93 GWh) se utiliza en tres aplicaciones clave: secar madera para la fabricación de pellets de madera, alimentar el district heating del polígono industrial alrededor de la planta y, finalmente, dos refrigeradores del DataCenter localizado en el polígono que proporciona una fuente renovable de enfriamiento.

En 2013, esta sinergia fue la primera de su tipo en Europa. Hoy, Kiowatt ofrece 15 empleos a tiempo completo en el sitio y contribuye de manera bastante significativa a los objetivos de energía renovable de Luxemburgo. Según las estimaciones de expertos, no se emitirán unas 350.000 toneladas de CO2 gracias al proyecto, lo que contribuye a una reducción directa de ¡Casi el 15 % de los objetivos de emisiones de GEI para el país!

Más información: http://www.europeanbioenergyday.eu/making-the-internet-a-greener-place/

http://www.kiowatt.lu/en

En el artículo podrás encontrar un ejemplo didáctico que explica por qué las emisiones de la biomasa son distintas que las de los combustibles fósiles.

Hay una diferencia importante entre el dióxido de carbono (CO2) emitido por el gasóleo de calefacción, el gas natural y otros combustibles fósiles y el CO2 emitido por fuentes de energía renovables como la biomasa. Ambos emiten CO2 cuando se queman, pero en términos de cambio climático, el impacto de ese CO2 es muy diferente.

Para comprender esta diferencia, es útil pensar en pequeño y escalar. Es útil pensar en tu propio jardín.

Un árbol, cada año durante 30 años.

Imagina que tienes la suerte de tener un jardín con espacio para 30 árboles. Hace tres décadas, decidiste plantar un árbol cada año, todos los años. En este ejemplo, cada árbol crece hasta la madurez durante treinta años, por lo que hoy te encuentras con un floreciente bosquecillo con 30 árboles en diferentes etapas de crecimiento, que van desde un año hasta 30 años.

A los 30 años de edad, ahora, el árbol más viejo ha alcanzado la madurez y lo cortas, por ejemplo al final del invierno, antes de que suba la savia, y dejas que los troncos de madera se sequen durante el verano. Plantas una nueva plántula en su lugar. Durante la primavera, el verano y el otoño, los 29 árboles y la nueva plántula continúan creciendo, absorbiendo carbono de la atmósfera para hacerlo.

Llega entonces el invierno y para combatir el frío se quema la madera seca para mantenerse caliente. Quemarla emitirá carbono a la atmósfera. Sin embargo, al final del invierno, los otros 29 árboles más el retoño que plantó, estarán exactamente en la misma etapa de crecimiento que el año anterior; contienen la misma cantidad de madera y, por lo tanto, la misma cantidad de carbono.

Siempre que se tale y replante un árbol cada año en un ciclo de 30 años, la atmósfera no verá CO2 adicional y habrá utilizado la energía capturada por su crecimiento para calentar su hogar. Utilizar sólo lo que crece es la esencia de la gestión forestal sostenible.

Si no tuviera su madera seca para quemar, es posible que se haya visto obligado a quemar carbón, gasóleo o gas para calentar su hogar. En el transcurso del mismo invierno, estos combustibles habrían emitido carbono a la atmósfera que se acumula sin cesar, causando el cambio climático.

Su gestión de árboles no sólo le proporciona un suministro de combustible renovable sin fin, sino que también puede disfrutar de otros beneficios, como el refugio que brindan sus árboles y la diversidad de vida silvestre que atraen.

Sin carbono agregado

Este es un ejemplo simplificado, pero los principios son válidos si su bosque contiene 30 árboles o 300 millones; el punto importante es que con estas emisiones de carbono renovables, siempre que se extraiga menos madera de la que está creciendo y se reemplacen los árboles que se talan, no se agrega carbono nuevo a la atmósfera. Eso no ocurre con los combustibles fósiles. Para ser igual de renovable es cierto que podría haber elegido no tener árboles, y en su lugar, podría construir una turbina eólica o instalar paneles solares en su jardín. Esa sería otra opción perfectamente razonable, pero aún necesitará usar otros combustibles cuando el sol no brilla o cuando el viento no sopla. Lo peor de todo es que no obtienes todos los otros beneficios de un bosque aporta: belleza estacional y hábitat que mantiene la vida silvestre.

En Europa la biomasa proviene de nuestros bosques que tratamos con Gestión Forestal Sostenible.

Fuente: Matthew Rivers, Group Special Advisor23rd February 2017 https://www.drax.com/sustainability/biomass-carbon-story/

El control de la humedad en el combustible de la biomasa es fundamental para reducir costos en combustible y conseguir mayores rendimientos en la producción. Ibertonics, presentó en Expobiomasa su lector de humedad en el infrarrojo cercano con claras ventajas sobre los métodos tradicionales.

La mayoría de las calderas de astillas de madera están diseñadas para funcionar con combustible con contenido de humedad de un rango definido. Al alimentar el combustible que está fuera de este rango tolerado, la caldera provoca ineficiencia, lo que aumenta las emisiones o puede generar un error en el sistema de control.

Por tanto, controlar la cantidad de humedad en los productos de madera es una preocupación crítica de la industria forestal. Un exceso de humedad puede tener grandes impactos en la calidad y producción del producto final. Con un sensor de humedad, los fabricantes de productos de madera (astilla, pellets,…) pueden ajustar los niveles de humedad en la información en tiempo real, reduciendo los costos de materia prima y combustible, mayores rendimientos y productos más uniformes.

La medición de humedad en el infrarrojo cercano es una medición sin contacto que ofrece ventajas claras sobre los métodos tradicionales, siendo la más fácil de usar, eliminando todos los pasos manuales de recolección, secado y pesaje preciso de muestras.

El sensor de humedad para biomasa debe instalarse en un soporte resistente sobre el transportador o la línea de procesamiento. De esta manera, el sensor puede administrar lecturas continuas durante todo el proceso de creación de minerales. Esto garantiza un monitoreo continuo del proceso, que puede controlarse de forma manual o automática.

Los sensores de humedad, como el presentado en Expobiomasa por IBERTRONICS, el IR-3000 de MoistTech le permite realizar mediciones de humedad en modo continuo, instantáneo y sin contacto, proporcionando:

  • Costo de energía reducido.
  • Costo de compra reducido.
  • Control de secado.
  • Productividad incrementada.
  • Inspección 100% del producto.
  • Reducción del riesgo de explosión.
  • ROI inmediato.

Más información: www.ibertronics.com

www.moisttech.com

Una caldera de biomasa que permite a la compañía LC Paper fabricar productos de papel tisú estructurado con emisiones neutras de CO2.

Esta caldera fue el último paso de un desafío que comenzó hace más de una década, cuando la compañía repensó todos los elementos del proceso de producción con el objetivo de poder fabricar papel sin emitir dióxido de carbono. Lograr "cero emisiones" es un hito importante, resultado de los objetivos de reducir el consumo de energía, agua y materias primas.

En los procesos tradicionales de papel tisú, la fabricación de una tonelada de papel consume alrededor de 3.000 kWh. Al rediseñar el  proceso de fabricación , LC Paper ha alcanzado un consumo final de solo 1.100 kWh por tonelada. Este logro ha sido posible gracias a la sustitución de una caldera de gas por una nueva caldera de biomasa industrial con una capacidad de generación de vapor de 4.000 kg por hora. Esto reducirá el consumo de 2.930 kW de gas natural, un ahorro sustancial, mientras consume 1,26Toneladas por hora de astillas  (8.000 toneladas anuales) de madera certificadas de sostenibilidad del bosque cerca de la fábrica "biomasa kilómetro cero".

Más info: http://www.europeanbioenergyday.eu/manufacturing-tissue-products-with-neutral-co2-emissions-2/

Estufas de leña de la marca Solzaima. Alto rendimiento y bajas emisiones. Ideales para viviendas de bajo consumo.

Solzaima presenta la gama de Estufas TEK.

Una gama innovadora y versátil, con varias opciones, como diversos accesorios de apoyo, tiradores, montaje en pared o decorativo. La ventilación es opcional en algunos modelos.

La gama está certificada en los laboratorios TUV de Alemania con una alta potencia, niveles bajos de CO y alto rendimiento. Permite la conexión con el aire exterior de la habitación, ideal para viviendas de bajo consumo.

Más info: https://www.solzaima.es/produtos/aquecimento-local

Nuevo insertable de leña de Ferlux. Este nuevo equipo de biomasa se caracteriza por su forma poligonal y estar suspendido en la pared. No olvida su principal finalidad y añade una doble combustión y vermiculita en su cámara de combustión.

El nuevo insertable de leña de la marca Ferlux, gracias a su forma poligonal y al estar suspendido en la pared, es único y protagonista en el hogar. 

Características:

  • Es de fácil instalación
  • Aparato con doble combustión. Control de aire primario y secundario.
  • Puerta reversible de cristal negro serigrafiado.
  • Revestimiento metálico completo de soporte para la instalación en pared.
  • Recubrimiento telescópico para el tubo de salida de humos.
  • Interior de la cámara de combustión en cerámica refractaria o vermiculita
  • Incluye dos turbinas y potenciómetro.
El mayor productor de etanol de Suecia consigue mejorar su producción gracias a una planta de cogeneración con biomasa

La planta de Lantmännen Agroetanol, el mayor productor de etanol de Suecia, es capaz de producir etanol reduciendo hasta en el 90% la generación de gases de efecto invernadero. Es capaz de hacerlo gracias a que una planta cogeneración de biomasa suministra la energía necesaria para que la planta de etanol funcione. Además del etanol, la planta también produce alimentación de proteínas y "dióxido de carbono verde", lo que lo convierte en un ejemplo perfecto de lo que los especialistas llaman "el concepto de biorrefinería", una instalación que integra procesos de conversión de biomasa y equipos para producir combustibles, energía, calor, y materiales de valor añadido de biomasa.

La planta de etanol y el CHP se encuentran en Händelö, una isla a las afueras de Norrköping en la costa báltica de Suecia. El calor generado es introducido a la red de calor urbana de Norrköping, una ciudad con más de 100.000 habitantes. Los combustibles utilizados para hacer funcionar esta unidad son principalmente astillas de madera, madera reciclada y otros tipos de biomasa. Esto significa que no se utilizan combustibles fósiles, toda la electricidad es renovable.

Siguiendo el caso de éxito de Lantmännen Agroetanol están naciendo otras iniciativas en toda Europa para adaptar y extender el concepto de biorrefinería a las necesidades locales y materias primas para hacer un uso óptimo de sus recursos.

Más info: http://www.europeanbioenergyday.eu/bio-chp-produces-ethanol-with-90-less-ghg-2/

En dos años, Galicia cuadriplicará su capacidad instalada de consumo de biomasa, pasando de las actuales 476.000 toneladas a 1,7 millones de toneladas, según revela el informe de la cadena de la madera que ha presentado la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera).

Galicia está entrando en una época en la que los recursos del monte cobran un nuevo valor. El cambio climático obliga a reducir el consumo de combustibles fósiles, lo que incentiva el despegue de alternativas como el aprovechamiento de la biomasa forestal residual para la producción energética. En dos años, Galicia cuadriplicará su capacidad instalada de consumo de biomasa, pasando de las actuales 476.000 toneladas a 1,7 millones de toneladas, según revela el informe de la cadena de la madera que ha presentado la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera).

Si se tiene en cuenta que el monte gallego produce cada año entre 1,5 y 2 millones de toneladas de restos de tala, la conclusión es clara. Los restos de corta se convertirán en breve en un recurso codiciado en el monte. El primer escalón de demanda se subirá a comienzos del 2020, cuando entre en funcionamiento la planta de producción de energía eléctrica con biomasa que Greenalia está montando en Teixeiro (Curtis, A Coruña), que se espera que consuma más de 500.000 toneladas de restos de tala.

A ese proyecto le seguirán distintas iniciativas de la industria forestal para aumentar su consumo de restos de tala y de subprodutos de su proceso fabril. Las factorías de tablero tienen previsto sustituír por biomasa su actual sistema de cogeneración con fuel, con el que generan calor para su proceso industrial y electricidad para la red. Ese cambio, unido a los aumentos de consumo de Ence Navia y a los que pueda acometer Ence Pontevedra, deparará un aumento de la capacidad instalada de uso de la biomasa residual de otras 700.000 toneladas en el 2021.

La ecuación se completa con la central de producción eléctrica con biomasa que Forestalia está levantando en el Bierzo y que en teoría abastecerá parte de su demanda del mercado gallego a partir del 2020, según se valora en el informe de Xera, en el que se calcula que la demanda total de la biomasa forestal gallega para usos energéticos puede situarse en unos 2 millones de toneladas en el 2021.

Más información: https://www.campogalego.com/es/la-demanda-de-biomasa-para-usos-energeticos-se-dispara-en-galicia/